¿River necesita a Rojas?

Si bien todavía no hay nada firmado, hay muchas posibilidades de que Ariel Rojas se ponga nuevamente la camiseta de River. El zurdo ex Vélez y Godoy Cruz está cerca de sellar un regreso que no escapa a la polémica por su salida anterior del club: se fue con el pase en su poder cuando el equipo de Gallardo debía afrontar la recta final de una Copa Libertadores que finalmente lo tendría como ganador.

Es cierto que las formas molestaron a parte de la dirigencia del club, así como también que la posibilidad del regreso implicaría no tener que negociar su ficha con otra institución. En un mercado con pocas variantes convincentes, quizás sea más inteligente hacer a un lado ese orgullo y permitir que regrese alguien que se fue sin que lo echen y vuelve, un poco, sin que lo llamen. Siempre y cuando sus características y nivel sean lo que River necesita. ¿Son lo que River necesita?

rojas

Marcelo Gallardo cuenta con un plantel desbalanceado, con puestos sin variantes (incluso sin titulares firmes) y otros sobre poblados. Pero como no solamente de posiciones vive el DT, también se reiteran características. Rojas surgió en Vélez como enganche, se reacomodó en Godoy Cruz como volante por izquierda. En River se adecuó a jugar al costado del volante central, liberando el carril para la subida de Vangioni y haciendo los relevos por el sector. Pero nunca destacó por un despliegue favorable a las transiciones, o como un volante mixto completo. Su labor suele ser importante para balancear, para manejar la pelota con criterio, pero no para pisar las áreas. No destaca por desequilibrio individual, no llega con frecuencia al gol (en su anterior ciclo, dos gritos en 112 partidos, ambos por remates de afuera del área), ni tampoco ofrece soluciones para el principal déficit que tiene hoy el equipo: el volante por derecha.

Así, el menú que tiene el DT por ese costado se reduce a Camilo Mayada. Por algo insitió tanto por Montoya o lo hace por Rigoni. En cambio, del otro lado de la cancha hay, al menos, tres variantes, con diversidad de características: Pity Martínez, como la más alejada de Rojas, pero también Iván Rossi (al que el propio entrenador consideró como el posible reemplazante de Rojas) y Nacho Fernández, que ha tomado el rol de conductor a partir de manejar los hilos en el mediocampo. Si sumamos al ex Cruz Azul, se reitera el exceso. En cambio, el entrenador empieza a ver con ojos resignados que deberá improvisar con alguno de ellos por la derecha.

En los últimos tiempos, River apeló reiteradamente al regreso de jugadores que tuvieron un paso exitoso por el club, con experiencias dispares. Desde la vuelta de Cavenaghi, cuyo buen nivel decayó mientras crecían sus problemas físicos, hasta las malas experiencias con Aimar, Saviola y Lucho González (otro traído para “reemplazar” a Rojas, sin demasiado éxito).

En el club crece la necesidad de refuerzos mientras los problemas de la conformación del plantel quedan en evidencia. La vuelta de uno “probado” suele ser una apuesta con poco riesgo. Pero los nombres no se congelan en situaciones del pasado, sino que responden siempre al estricto presente. ¿Será Rojas la solución a los problemas de River?

Por Iván Sandler, para VarskySports.

Relacionadas