A nueve años de Messi como falso 9, llega una pequeña revolución para la selección

Por Juan Pablo Varsky, para diario La Nación.

Gonzalo Higuaín lo vio desde adentro. Fue el 2 de mayo de 2009 en el Santiago Bernabéu. Pocos lo recuerdan pero Pipita marcó el primer gol de ese clásico entre Real Madrid y Barcelona en el Santiago Bernabéu. Los locales habían hecho una excelente segunda rueda de Liga con Juande Ramos y llegaban a ese partido con la chance de ponerse a un punto de su rival. La respuesta en el marcador fue inmediata con los goles de Puyol y Henry.

Sin embargo, la novedad más importante de esa primera mitad no pasó por el resultado. Pep Guardiola dio una orden y todo cambió. Samuel Eto’o se paró como wing derecho donde lo marcaba Gabriel Heinze. Thierry Henry se recostó sobre la izquierda, su lugar favorito para enganchar, perfilarse y definir de derecha. Lionel Messi salió de la derecha y se movió por el centro a espalda de Diarra y Fernando Gago, los medios defensivos del Madrid. Hizo un desastre. Como los centrales Cannavaro y Metzelder no achicaban, el 10 recibía la pelota de Xavi e Iniesta con tiempo y espacio para gambetearlos; o juntarlos para luego dar un pase a sus compañeros desmarcados. Leo anotó dos goles. Barcelona masacró a su clásico rival.

El 2-6 entró en la historia por dos motivos: el resultado en sí y el nacimiento del Messi falso nueve, el viejo y querido delantero tirado atrás. En una de sus conferencias en Buenos Aires allá por 2013, Pep explicó con palabras y videos por qué había tomado esa decisión. Como conclusión, afirmó que los buenos futbolistas siempre deben jugar por el centro porque ahí definen los partidos. Fue Messi el primer argentino en jugar en esa posición y con esa función en Barcelona? No. Cesar Luis Menotti ubicó a Diego Maradona como falso nueve. También lo hizo en el Mundial de España ’82. Ante Italia, el día de la marca personal de Gentile, Diego apareció por el medio con Ramon Diaz y Bertoni de extremos a pierna cambiada. Barcelona ganó el triplete en 2009 con Liga, Copa y Champions. Messi ya no volvió a jugar de 7. Apareció Pedro en el equipo titular como wing derecho. Llegó Zlatan Ibrahimovic para ser el centrodelantero y como parte de pago Eto’o se marchó a Internazionale.

Relacionadas