Juan Martín Del Potro: regresó.

Hay regresos que se fuerzan con la idea de volver a ser, con más intención que posibilidad certera. Otros que dan cuenta de que todavía queda algo de lo que se perdió. Algunos logran reconstruir la épica de tiempos anteriores. Juan Martín Del Potro venía transitando el camino del retorno pasito a pasito. Sumar millas tenísticas era la intención, para después empezar a mirar el score. Hoy, desde el puesto 165, quizás el más disociado de la calidad en todo el ranking, despidió 3-6 6-3 7-6 6-3 a Stan Wawrinka, la quinta raqueta del mundo, y también a esta etapa inicial en su regreso.

Wimbledon es el 8vo torneo en el que participa el tandilense en el año, después de experiencias en Delray Beach-Indian Wells-Miami-Munich-Madrid-Stuttgart-Londres. Fueron dos semifinales (ambos en ATP 250), una vez cuartos, tres 2das rondas y una 1ra. Las victorias más resonantes fueron sobre Dominic Thiem, el actual top 10 más joven con 22 años, que ahora detenta el puesto 8, pero que era 14 cuando lo venció Delpo, y frente a Dimitrov o Simon. Hoy fue distinto. Stan Wawrinka ha dejado hace un par de años de ser un buen jugador para convertirse en un clase mundial, al punto de conquistar el Abierto de Australia 2014 y Roland Garros 2015. De sus últimas 10 participaciones en Grand Slams, en 6 alcanzó las semifinales. Llegó incluso a volverse la raqueta más importante de Suiza, en tiempos de un tal Roger Federer (hablando de regresos, el Maestro lo volvió a superar).

Relacionadas