Que vuelvan los Beatles

Es el 7 de septiembre de 2010. Sergio Batista entrena al seleccionado nacional. Su equipo recibe en la cancha de River a España, el flamante campeón del mundo. Argentina viene de ganarle 1-0 a Irlanda en Dublin con gol de Di María. Checho apuesta a Messi y dos delanteros plenos: Higuaín y Tevez. Durante la semana declara que Lionel es cada vez menos extremo, que precisa libertad y que necesita más opciones de pase por delante. Argentina arma un festival: 4-1. Facturan Messi, Higuaín, Tevez y Agüero.

the-beatles-argentina

Llegamos al 20 de junio de 2011. Checho soporta críticas por armar una selección con jugadores “clase b” que pierde ante Nigeria y Polonia. Los mejores vuelven contra Albania, pero Messi no tiene dos opciones de pase por delante. Argentina juega mal. Gana 2-0, pero no ofrece rasgos positivos más allá de la contundencia. Al minuto del segundo tiempo, Tevez reemplaza a Di María. A los 15, Agüero ingresa por Lavezzi. Un Messi con cada vez más alergia a ser wing full time vuelve a tener dos delanteros plenos por delante. Argentina moldea un muy buen complemento y estampa el 4-0 final con goles de Kun y Carlitos.

Aterrizamos en la Copa América y Batista ignora la jurisprudencia. Ahora la idea es repetir el modelo Barcelona con Lionel con puerto fijo. En el debut ante Bolivia diseña un 4-3-3 con Banega, Mascherano, Cambiasso en zona de medios y Messi, Tevez y Lavezzi en la de fuego. El equipo no cumple con las expectativas. No hay nexo ni circuitos. Leo alterna como extremo derecho y falso nueve. Carlitos deambula entre el centro y la izquierda. Lavezzi cambia de orilla. No hay caso: Argentina asusta menos que un chasqui boom.

En el comienzo del ST, Di María sustituye a Cambiasso. A los 25, Agüero reemplaza a Lavezzi. Argentina está 0-1 y encara la recta final con Di María, Messi, Agüero y Tevez. Lo empata a 15 del final, mejora ostensiblemente el nivel y convierte al arquero bolviiano Arias en figura. Leo no tiene punto fijo y asume responsabilidades creativas. Otra vez: Messi y dos delanteros plenos por delante y con el plus de Di María. Victorio Spinetto decía que “el fútbol es orden defensivo y anarquía ofensiva”. No hay una receta mágica, claro está, pero algunas nutren mejor a las características de los jugadores. A veces, la raya ordena a un futbolista. Otras, lo limita. Algunas veces, recurrir a los extremos potencia a un equipo. Otras, lo hace previsible, lo vuelve ultradependiente del uno contra uno y le saca espacio para la sorpresa, para el pase filtrado, para muchos aspectos del juego.

Batista vuelve a despreciar las pistas y contra Colombia repite el 4-3-3 con los mismos intérpretes. Argentina decepciona y firma tablas 0-0. Con el periodismo y la sensibilidad popular en contra, Checho patea el tablero ante Costa Rica. Es la primera vez desde el arranque para Di María, Messi, Agüero e Higuaín. The Beatles. Argentina golea 3-0 con dos de Kun y uno de Angelito y juega su mejor partido durante el torneo.

Aparece Uruguay en Santa Fe. Checho mantiene a The Beatles. La última línea de la selección firma uno de los encuentros más flojos que se recuerden. El equipo de Tabárez la saca por penales tras el 1-1 con goles de Higuaín y Pérez. Es el fin de la Era Batista. Y fue ese partido el que escondió durante un buen rato la solución de la etapa Sabella. Ese día iniciaron Gago, Mascherano, Di María, Messi, Agüero e Higuaín. George Martin contó que durante la tarde del 6 de junio de 1962, cuando escuchó por primera vez las grabaciones de The Beatles en su estudio, no estaba convencido de contratarlos, pero sabía que al talento siempre hay que darle más de una chance y que a esos cuatro jóvenes les sobraba.

Estamos en la Era Sabella. Argentina viene de perder contra Venezuela de visitante y empatar contra Bolivia como local. No juega bien ni obtiene resultados favorables. Es el turno de Colombia en Barranquilla. La selección arranca con Braña, Mascherano, Guiñazú y José Sosa. Messi solo tiene por delante a Higuaín. Colombia la supera estratégicamente y se pone en ventaja con gol de Pabón. Comienza el ST y Sabella manda a Agüero por Guiñazú. No está Di María, pero su función la cumple Sosa. Argentina da vuelta resultado e imagen. Otra vez: Messi con dos referencias por delante y el plus de un volante que siente llegar al área rival.

Aterrizamos en Berna. Argentina visita a Suiza. Pese al expediente Barranquilla, Sabella apuesta por Sosa, Braña, Mascherano, Maxi Rodríguez. Messi solo tiene a Agüero por delante. Argentina se pone en ventaja gracias a Leo. Shaqiri estampa el 1-1. El partido es chato. Don Alejandro se juega por Gago en lugar de Braña y a falta de 20 minutos intenta con Salvio por Maxi Rodríguez. Los cambios mejoran al equipo, pero le falta algo… A los 35, Higuaín reemplaza a Sosa. Messi vuelve a tener dos referencias por delante y el plus de un mediocampista/delantero como Salvio. El partido culmina 3-1 para Argentina con hattrick de Leo. Los guiños son demasiados como para ignorarlos.

Es nuevamente tiempo de Eliminatorias. Argentina recibe a Ecuador en cancha de River con Di María, Messi, Agüero e Higuaín. The Beatles. Golea 4-0 y facturan los cuatro. También está Gago, como aquella vez contra Uruguay en Santa Fe. Tres de los cuatro disputan el amistoso contra Brasil en Estados Unidos. Agüero ingresa en el ST por Di María. Es un festival de Messi y Argentina gana 4-3. Sin Kun, el titular fue Sosa.

Dos meses después, Argentina visita a Alemania y repite diseño e intérpretes. El equipo de Sabella se adelanta gracias a un gol en contra de Khedira, pero da el salto de calidad en el ST ¿Cómo? Agüero reemplaza a Sosa. Argentina estira la diferencia con The Beatles en cancha. Howedes decora para el 3-1 final. Sobran señales.

Otra vez es tiempo de Eliminatorias. Agüero no puede estar contra Paraguay en Córdoba y lo reemplaza Lavezzi. Argentina apuesta a cuatro jugadores de neto corte ofensivo y Pocho cumple la función de delantero. La selección gana 3-1 y convierten los tres Beatles presentes.

El equipo viaja a Lima. Reitera dibujo y protagonistas, pero rinde por debajo de las últimas versiones. Empata 1-1 con gol de Higuaín.

Ahora estamos en Mendoza, también por Eliminatorias. El rival es Uruguay. Vuelve Agüero. Vuelven Los Beatles. Argentina golea 3-0 con 2 de Messi y uno de Kun ¿Más señales?

Cuatro días después viaja a Santiago y se carga a Chile 2-1. The Beatles vuelven a jugar de entrada. Argentina lo gana con goles de Messi e Higuaín. Se complica cuando Sabella apuesta a Guiñazú por Gonzalo a los 15 del ST. Demasiado temprano para poner candados. Argentina pierde referencias para la contra. Felipe Gutiérrez descuenta sobre la hora.

Los Beatles se reencuentran en Estocolmo. Titularizan y despachan a Suecia 3-2. Argentina ganaba 3-1 a los 22 del PT. El segundo de Suecia llegó sobre la hora. Higuaín facturó por duplicado y el otro lo selló Agüero. Crecía el equipo y crecían las individualidades.

Regresan las Eliminatorias y Argentina no puede contar ni con Kun ni con Di María, pero Sabella respeta el espíritu y los reemplazan Lavezzi y Montillo. Titularizan cuatro jugadores con rasgos ofensivos cumpliendo funciones acordes. Messi sigue con dos opciones de pase por delante. La selección golea 3-0 a Venezuela con doblete de Higuaín y uno de Messi. Como en varios de los partidos anteriores, la historia está definida antes de la media hora del ST.

Argentina viaja a Bolivia y Sabella es más cauteloso. Juega de arranque con línea de 5 (Peruzzi-Campagnaro-Domínguez-Basanta-Clemente) y no puede acudir a Agüero ni a Higuaín. Messi solo tiene por delante a Palacio. Se extingue la racha de victorias. Fue empate 1-1.

Messi no está para jugar más de media hora contra Colombia. También están tocados Agüero y Di María, que igualmente inician el partido. Es empate sin goles. Leo ingresa a los 13 del ST por Montillo. Lavezzi reemplaza a Kun. The Beatles comparten cancha solo 24 minutos.

Argentina debe visitar a Ecuador y Sabella vuelve a apostar por la línea de 5. Messi no es titular. Higuaín no está disponible. No hay The Beatles en Quito. Leo sustituye a Agüero a falta de media hora. Juega solo con Palacio por delante. El partido culmina 0-0.

Ya es indisimulable la incidencia de los cuatro juntos en resultados, rendimiento y poder de gol y también está clara la importancia de las características para el mejor funcionamiento del equipo. Está claro qué le hace mejor a Argentina y qué perjudica más a los rivales, aún cuando faltare alguno.

Sin Higuaín, Argentina viaja a Asunción para sellar el boleto a Brasil 2014. La selección aplasta 5-2 a Paraguay. Facturan los tres Beatles en cancha. Messi juega con dos opciones de pase por delante, importantes también para arrastrar marcas y facilitar sus unipersonales. El partido está resuelto antes de los 5 del ST (4-1). El equipo estornuda y hace un gol. No solo juega cada vez mejor, sino que llega fácil al grito sagrado. Se siente confiado como protagonista y también en el golpe por golpe. Suma matices.

Sin Messi y sin Higuaín, Argentina sentencia 3-1 a Perú sin alterar la fórmula. Agüero cumple funciones más relacionadas a la creación y él y Di María son acompañados por Lavezzi y Palacio. Pocho factura por duplicado y Rodrigo marca el tercero. Todo antes de los 5 del ST, otra vez. El efecto llega a los músicos sustitutos, se respeta la partitura.

Argentina cierra las Eliminatorias con su segunda derrota. Uruguay le gana 3-2 en el Centenario. El de Sabella es un equipo muletto. No juega Messi. Tampoco Agüero, Di María e Higuaín.

The Beatles se reencuentran el 5 de marzo de 2014 en Bucarest. Argentina empata 0-0 contra Rumania. El partido es malo. Los futbolistas compiten con la imagen del final de la temporada europea y el debut en el Mundial demasiado cerca. Como si ese 0-0 hubiera acarreado un impuesto invisible, Sabella opta por una línea de 5 para el debut en en Brasil contra Bosnia y deja en el banco a Gago e Higuaín. Argentina juega muy mal el primer tiempo. Tan evidente fue que pese a ganarlo 1-0 por un gol en contra de Kolasinac, el DT manda a la cancha a Gonzalo y Fernando por Campagnaro y Maxi Rodríguez al iniciarse el complemento. Con The Beatles, Argentina mejora su imagen y vence 2-1.

Los Fabulosos 4 volvieron a reunirse desde el arranque vs Irán. No jugaron bien, es cierto. El mejor rescató a la selección. Sabella ya había sacado a Agüero e Higuaín cuando restaban casi 20 minutos.

Todos fueron titulares contra Nigeria. Argentina ganó 3-2 en la mejor versión ofensiva del equipo en el Mundial. Messi facturó por duplicado. La selección ganó el grupo. Fue la última vez que The Beatles compartieron cancha con la camiseta de Argentina hasta el 0-3 contra Brasil de la Era Bauza, cuando coincidieron durante 25 minutos con la misión de revertir un 0-2.

Ante Suiza no pudo estar Agüero y Lavezzi cumplió funciones más cercanas a las de un mediocampista que a las de un delantero. Contra Bélgica tampoco jugó Kun y Pocho volvió a representar un rol similar al del encuentro anterior. Contra Holanda solo titularizaron Messi e Higuaín. Di María no estaba disponible y Agüero reemplazó a Pipita a los 37 del ST. En la final contra Alemania no jugó Di María y Agüero ingresó por Lavezzi para disputar la segunda etapa y el suplementario. Argentina perdió, pero jugó uno de sus mejores encuentros ante una selección que quedará en la historia.

Martino llegó con ideas, dibujo y funciones de mayor rigidez a las que impulsaba Sabella. Fue un proceso con menos matices. Estableció de entrada que Higuaín y Agüero no iban a compartir equipo titular. The Beatles no volvieron a jugar juntos, ni desde el arranque ni en algún momento de un partido. Messi ya no tuvo ni esa libertad ni esas dos referencias por delante.

Cuando The Beatles jugaron juntos y/o Messi tuvo 2 delanteros netos por delante -dejando de lado aquellos 24 minutos vs Colombia- Argentina se enfrentó a 19 rivales. Venció a 14 y empató contra 5. No perdió. Convirtió 42 goles y recibió apenas 11. Fue el mejor momento del equipo. Fue el mejor momento de cada uno de ellos en la selección.

Quizás algunos opinen que pasaron de moda. Yo me sigo quedando con Los Beatles si tocan todos juntos. O al menos con un modelo que intente parecerse a aquel que brindó funcionamiento y resultados, con Messi con dos opciones de pase reales por delante.

MATÍAS MUZIO para VarskySports

Relacionadas